Introducción al Folklore

Al igual que en la mayor parte de los pueblos de España, en Vegas de Matute tuvo un gran arraigo nuestro folklore durante muchos años, bien a través de sus famosas rondas a las mozas por las calles del pueblo, durante los meses anteriores a la Ascensión, y otros sábados y festivos, al igual que nuestro estilo de bailes y cantos de jotas, interpretadas en las tabernas y plazas, sin tampoco poder faltar el cántico de nuestros romances y canciones a la luz de la lumbre, romances típicos como la loba parda cantada en épocas de navidad, aguinaldos y otras diversas según cada época del ciclo anual, como Calvarios, Salves del Miserere, cantos de siega, etc…

Sin embargo éstas costumbres fueron desapareciendo después del desastre de la guerra civil (del 36 al 39), pues ya en la época de los 40 a 60, el desarrollo de las comunicaciones y la incipiente industria produjo paulatinamente un abandono del campo y un éxodo rural hacia las grandes ciudades, que pasaron a recoger a toda la población joven, creando una notable diferencia de vida y mentalidad entre ambas sociedades. El resultado notable fue el inicio de la desaparición de las manifestaciones artísticas, entre ellas las artesanías y la rica tradición oral y gestual que había ido mermando a grandes pasos desde la pasada guerra.

Los intentos de recuperación de nuestra música tradicional, a nivel nacional, se empezó en los años cuarenta con la Sección Femenina, caracterizándose por dedicar un especial interés al folklore, creando a partir de los años cuarenta multitud de agrupaciones de cantos y bailes regionales, produciéndose diversos festivales folklóricos (entre los que cabe mencionar el concurso de cantos y seguidillas que hubo en Villacastín en el que participaron danzantes de Vegas de Matute y Zarzuela del Monte, algunos de ellos presentes en esta plaza), y así dar paso a otros folkloristas a realizar ciertas grabaciones a partir de los años cincuenta como el famoso norteamericano Alan Lomax, cuyas grabaciones en Vegas de Matute y en Zarzuela de Monte, al igual que en resto de España, son dignas de admiración.

A pesar de todo se han seguido manteniendo los típicos cánticos de rondas, jotas y romances, que ya sólo se cantaban en esa época en sábados, festivos, y algunas bodas, pues actualmente esto está desapareciendo casi en su totalidad, aunque ya se llevan unos años recopilando estos cánticos, incluso se han llegado a cantar en ciertas bodas, y en las casas recuperando parte de nuestro folklore tradicional.

De ahí que a través del programa de fiestas de Vegas de Matute, se vaya a dedicar una parte de las actuaciones al folklore de nuestra tierra, habiéndose ofrecido voluntarios los pocos que saben cantar este tipo de rondas, jotas y romances. Por ello esta tarde queremos que esta actuación, la gente de antes lo vuelva a recordar como se cantaba no hace muchos años, y los que no lo hayan oído nunca que se aficionen y vean lo interesante y bonito que ha sido y puede seguir siendo nuestro folklore popular, admirado por todo el pueblo, y considerado ya en el año 55, en la revista nº 116 de Temas Españoles sobre Castilla y León, a la ronda de Vegas de Matute, como la ronda más típica de Castilla. Además podemos mencionar el gran interés, tanto a nivel nacional como internacional, que han mostrado los siguientes folkloristas, como:

Menéndez Pidal en el 1905, y los sucesores de mismo en 1982, grabando los romances a Tomasa Velasco, Ramona de Allas, Gorgonia Antón, Teresa Pérez y Paulina María.

Agapito Marazuela sobre la misma fecha, grabando a nuestros dulzaineros “Tío” Pedro Gila y su hijo Eulogio Gila, siendo este último coparticipe en un festival de las fiestas de San Pedro y San Pablo en Segovia sobre el año 1914.

También pasaron por nuestro pueblo la Sección Femenina entre el 1947 y 1955 grabando a Eduviges Pérez, y suponemos también a Eulogio Gila (fallecido en el 1949).

En el año 1949 Antonio Granero a través del Instituto de Musicología de España, grabó nuestras rondas y romances a Tomás Useros Portal, Teresa Herreros y a un grupo de chicas entre 19 y 20 años.

El norteamericano Alan Lomax el 28 de octubre de 1952, donde se hizo la primera grabación sonora de la ronda, algo especial y de extraordinaria calidad cantada por Cesáreo Orejudo, Donato Useros, Emilio Barreno y Urbano Orejudo, al igual que Victoria Moreno, conocida como “tía Bernacha” por sus romances y cantos de nanas.

Otros de famoso prestigio fueron el Mester de Juglaría, entre los años 70 y 80, grabando a Jesús Moreno, Cesáreo Orejudo, José María Cubo Esteban y Eugenio Moreno entre otros, incluso una de las grabaciones fue retrasmitida por la 2 de RTVE en febrero de 1980.

A su vez cabe mencionar la grabación que en año 1995 se hizo de la ronda a Roque Useros, con 80 años de edad, en el Programa el Candil de RNE, saliendo a la luz dicha grabación en la colección de “La música tradicional en Catilla y León”.

En el año 2002 estuvo recogiendo nuestras grabaciones Carlos Antonio Porro, de la Fundación de Urueña de Valladolid, a través el cual conocimos la grabación que Alan Lomax hizo en el año 52.

Y por último el 14 de julio de 2012, estuvo recopilando la canadiense Judith Cohen a los mismos cantadores del año 1952 y otros diferentes de los anteriores.

Como podéis observar creo que es digno de admiración nuestro folklore no sólo por nuestro propio reconocimiento sino también por los diversos folkloristas, tanto nacionales como internacionales, que se han interesado por nuestras rondas, jotas y romances.

JOSE MARIA CUBO CUBO